Los caminos de esta poesía parecen venir marcados por las heridas de Miguel Hernández: la del amor, la de la vida, la de la muerte. Sin embargo, Margarita Feliciano pasa por ellas como la alondra, entre cielos y patria que, dejando huellas, son más bien vetas de sabiduría en el desgaste, y de triunfo en la entrega.

 

Fernando Alegría.

Margarita Feliciano: De amante a metafísica - Gabriela Etcheverry

C$20.00Price